Frangipane “galette des rois” una delicia para estas fechas y para cualquier momento!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casi se me pasa el tiempo!!  De dejaros esta receta muy típica desde la  epifanía hasta finales de Enero, en Francia se degusta durante todo el mes de enero y es una delicia; a mí me encanta y siempre es buen momento para hacer una y llevarla a casa de algún amigo o para alguna merienda, es delicada, crujiente y muy sabrosa.

La receta es muy sencilla; sí que es verdad que una de las piezas clave de esta receta es el hojaldre, en esta ocasión utilizo una masa ya preparada, pero os prometo que en breve os dejaré una receta de una suculenta masa de hojaldre hecha en casa, masa que cuando la utilicéis cambiará por completo el gusto de lo que hasta ahora conocéis como hojaldre; pero eso será otro día, porque hoy es una receta fácil y sin complicaciones.
Para esta elaboración prepararemos una Crema pastelera muy sencilla y rápida y una crema de almendras, esto le dará un toque más ligero a nuestra frangipane, las hay solo de pasta de almendras, pero debes de ser muy amante de la almendra, en casa nos gusta esta receta más aligerada.
Ingredientes que utilizaremos para una tarta de aproximadamente 28 cm diámetro.
 
Crema pastelera
1 yema de huevo
120 gr de leche
12 gr de maizena.
30 gr de azúcar .
½ o 1 vaina de vainilla.
20 gr de mantequilla.
Crema almendras
100 gr de azúcar.
80 gr de mantequilla en pomada.
1 huevo.
120 gr de almendra molida “marcona”.
1 cucharadita de ron. (sin alcohol, quemar el ron).
Hojaldre
 2 masas de hojaldre listas para el uso.
1 yema de huevo.
1 cucharada de leche.
“No olvidaros de buscar una figurita y un haba, si lo hacéis en estas fechas es indispensable, sino ya al gusto de seguir con el juego”
Al ataque
 
Preparamos nuestra crema pastelera, empezamos llevando a ebullición con los granos de la vaina de vainilla toda la leche menos dos o tres cucharadas, en el primer hervor apagamos el fuego y dejamos templar la leche, ponemos esas tres cucharadas de leche que hemos reservado (nos ayudara a que no se cuaje el huevo) la yema el azúcar y la maizena en un bol y batimos hasta incorporar todos los elementos, una vez la leche templada un poco, añadimos poco a poco la leche caliente a nuestra preparación demaizena, huevo, azúcar y tres cucharadas de leche sin dejar de batir, posteriormente lo volcamos todo otra vez en la cacerola (podéis pasarlo por un colador por si hay trozos de vainilla o nata de la leche que no queráis) y  con el fuego medio alto mezclamos hasta que la crema pastelera espese, una vez espesada y fuera del fuego añadimos nuestra mantequilla y mezclamos bien, ya tenemos nuestra crema pastelera, la reservamos tapándola con un film para evitar que se reseque.
Nos ponemos con nuestra crema de almendras, que es muy, pero que muy sencilla, mezclamos en un bol nuestro azúcar y la mantequilla en pomada, incorporamos el huevo y volvemos a mezclar, por último añadimos la almendra molida y el ron. Todo bien mezclado y reservamos.
Una vez enfriada la crema pastelera, la mezclamos con la crema de almendras y reservamos.
Nos ponemos ahora con la confección de la galette, batimos nuestra yema de huevo con una cucharada de
leche y preparamos un pincel para dorar la masa, extendemos el hojaldre, buscamos un plato, un molde o algo de unos 28 cm aproximadamente y cortamos dos piezas iguales, en la masa que utilizamos como base marcamos aproximadamente dos centímetros de borde, y el resto lo picamos con un tenedor para evitar que suba demasiado, extendemos nuestra preparación de crema pastelera y crema de almendras por la base que hemos picado , siempre respetándolos dos centímetros que hemos dejado, escondemos nuestra figurita y nuestra haba, pintamos con nuestra preparación de dorado (huevo y leche) los dos centímetros de borde y posicionamos la otra masa encima, que encajen perfectamente, presionamos los bordes pero sin exceso para evitar que la presión impida el levado de la masa.
Luego toca decorar el borde, en esta ocasión con un cuchillo y de fuera a dentro he hecho incisiones por toda la masa y pincelamos una primera vez evitando que derrame por los bordes (importante que no derrame, eso empeoraría el levado de la masa).
Refrigeramos durante 1 hora aproximadamente, transcurrido el tiempo, ponemos a calentar nuestro horno a 180 grados,  sacamos del frigorífico nuestra frangipane y la volvemos a pincelar  “OJO NO OLVIDAR DORAR ESTA SEGUNDA VEZ” con la preparación; seguimos con ladecoración, con un cuchillo decoramos a nuestro gusto, bien cuadrados, bien ondas, triángulos etc…. lo que más nos guste y por último pinchamos con un palillo  varios agujeros por toda la masa (en mi caso el agujero lo hice en las incisiones, aproximadamente 2 por cada dos rayas  decorativas arriba y abajo aproximadamente, en la foto se aprecio bien.
Introducimos nuestra galette en el horno a 180 grados durante 35 minutos, que quede bien doradita (cada horno es diferente).
Se puede degustar fría o calentita, a mí me gusta un poco calentita.
Os encantará, porque es ligera, crujiente y muy resultona.
Buen provecho.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *