Vin chaud!! Vino especiado y cítrico que se toma caliente, perfecto para estos días de invierno e ideal para calentar conversaciones con los amigos. La sangría de las fiestas de invierno.

 

Bueno aunque un poco despacio avanzo en esto del blog, en ocasiones el tiempo es cruel y no me deja dedicarme a  lo que  más me gusta, cocinar, a esto hay que añadirle que a pesar de tener multitud de recetas, solo me gusta poner las que realmente me sorprenden o las encuentro originales y exitosas, bien sea por su sencillez o por su resultado.
Dicho esto hoy os dejo una muy pero que muy sencilla, os dejo la receta para elaborar algo muy típico de la navidad, se suele tomar en estas fechas y aunque aquí donde vivo sigue haciendo un tiempo envidiable, me apetece notar que estoy en navidad a través de múltiples sentidos y en este caso a través del gustativo. Esta misma receta con metro y medio de nieve en la puerta, con una buena chimenea y amigos para compartir, puede que sea la receta perfecta para unir todas esas almas.
Atentos a su sencillez porque se elabora en 15 minutos, se puede preparar con antelación y aunque se tome caliente, se puede tomar a temperatura ambiente, perfecto para acompañar una buena merienda o calentar una conversación. Ojo no tiene casi alcohol ya que se evapora la mayoría.
Ingredientes para aproximadamente un litro de vino.
 
1 botella de vino, vino que toméis habitualmente en vuestra casa (de vinos malos nada de nada).
 1 naranja preferiblemente BIO, sino a lavarla bien.
 1 mandarina BIO.
1 lima BIO.
 2 cucharadas de mil soperas.
 150 gr de azúcar moreno.
 2 estrellas de anís.
 1 vaina de vainilla.
 ½ cucharita de café de nuez moscada.
 1 bastón de canela, en mi caso no tenía y puse una cucharada sopera de canela.
 2 clavos de especia.
 200 ml de agua.
OPCIONAL.: 2 semillas de cardamomo y/o una ½  de EAU DE VIE (licor de pera por ejemplo).
Para seros sinceros a esta receta le añadí la ½ copita de licor de pera, el cardamomo no.
Al ataque
En primer lugar vertemos el vino, el agua y el licor si así lo hemos decido, en una cacerola, lo ponemos a
calentar, añadimos el azúcar y la miel y lo disolvemos todo bien.
Cortamos en trozos grandes y con la piel la naranja, la mandarina y la lima, abrimos la vaina de vainilla y
sacamos los granos, introducimos en la cacerola todos los cítricos y las especias, incluida la vaina vacía de la vainilla.
Llevamos todo a ebullición durante al menos 5 minutos, tenemos la opción de cuando esté hirviendo quemar el alcohol un poco con un mechero, con mucho cuidado con fuego.
Trascurrido los 5 minutos e ebullición tapamos y dejamos infusionar todo unos 10 minutos.
Pasado estos 10 minutos colamos la preparación, primero con una colador básico y luego con una colador de gasa o colador con gasas; el problema al utilizar la canela en polvo es que después se queda en el líquido y eso puede no ser agradable en boca, dando una textura granulosa, así que mejor colar bien toda la preparación, si utilizáis canela en rama esto no será necesario, es más si dejáis reposar la mezcla una vez pasada por el tamiz de gasa y luego la vertéis en la botella con cuidado al final quedará un poso, desecharlo aunque tengáis que tirar algo de vino.
Una vez bien colado tenéis dos opciones, si lo tomáis en el momento, prepara unas pieles de naranja y algunas estrellas de anís por vaso  y servirlo calentito y bien colado. Otra opción es guardarlo en botella y consumirlo al día siguiente o en los venideros, no lo suelo guardar mucho porque pierde el frescor de los ingredientes y su sabor baja mucho.
Disfrutar de recetas para compartir como esta y de buenas conversaciones con los amigos.
Muy fácil de hacer y el resultado es brutal, es la sangría del invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *