Pezones de monja

Pezones de monja
Primero que nada aclarar un poco
el nombre, yo siempre lo he conocido por este nombre, quizás no sea el correcto
ya que hay distintas elaboraciones que se llaman de la misma manera y ni se
parecen, eso sí todas ellas tienen la misma “forma”.
Estos “dulcecitos / merenguitos”
siempre los elaboro después de realizar una crema pastelera (o alguna otra
preparación que requiera de muchas yemas de huevo  y ninguna clara) ya que no me gusta tirar
comida y menos las claras de huevos frescos recién abiertos. La receta es muy
sencilla, divertida y fácil de realizar. 
Consta de dos ingredientes y el
único “pero” es que requiere de 1 h y 20 minutos de cocción a baja temperatura,
así que hay que prever esto por si hemos quedado en algún sitio para comer o
cenar y las queremos llevar.
A los nenes les encanta, duran
muchos días una vez hechas y son más sanas que las chucherías industriales.
Ojo
que también llevan azúcar y hay que cuidar la salud y los dientes.
Ingredientes

120 gr de clara de huevo. (yo
utilizo las que han sobrado de la receta de la crema pastelera, si ese día no
se puede elaborar la receta, se ponen en un bote, se pone film y a la nevera,
el día siguiente o el próximo se puede realizar sin problemas la receta) .
240 gr de azúcar.
Utensilios

1 cazo preparado para el baño
maría (o bien un cazo grande  con agua y
otro encima donde realizaremos la elaboración inicial donde podamos trabajar
con facilidad, yo en mi caso pongo un cazo y utilizo él bol de la amasadora
para ahorrar cacharros y tiempo).
1 Varillas para batir normales
(no eléctricas).
1 termómetro (si no tenemos
termómetro más adelante diré cómo hacer para saber cuándo hay que sacar la
preparación del baño maría).
1 batidor eléctrico de varillas (si
no tenemos, nos hará falta  un buen brazo
musculoso para batir rápidamente, aunque el consejo es utilizar unas varillas
eléctricas para conseguir el éxito de esta receta, muchas batidoras normales
llevan estas varillas).
1 manga pastelera con boquilla
redonda mediana.
Papel para horno.
Al ataque
Ponemos a pre-calentar el horno a
80 grados.
Llenamos un cazo con agua y
ponemos nuestro bol al baño maría, pondremos en él el  azúcar y las claras de huevo, empezamos a
batir para que se integren el azúcar y las claras, buscamos que esta
preparación empiece a tomar color blanquecino, vamos batiendo “ a mano” hasta
que la preparación alcance unos 47 o 50 grados, 
si no tenéis termómetro lo que se puede hacer es tocar con el dedo la preparación
y si está caliente al tacto es que ya estará lista. La recomendación es hacerse
con un termómetro ya que no son caros y se utilizan para muchas recetas.
Una vez alcanzada la temperatura,
lo sacamos del baño maría y empezamos a batir con las varillas eléctricas  para enfriar la preparación lo antes posible
y elaborar nuestro merengue que debe de quedar bien firme . Os pongo una foto
donde se ve como al levantar la varilla de la amasadora se formados picos
largos de merengue bien marcados y firmes, ahí ya lo tenemos listo.
Cogemos nuestra manga pastelera
(recomiendo una manga de unos 40 cm y boquilla de inox o pvc , sino tenemos
actualmente venden mangas pasteleras en rollo de usar y tirar, cómodas,
prácticas y muy baratas, no llevan boquillas pero con un corte preciso según el
grosor que queramos nos soluciona la papeleta perfectamente).
Ponemos papel de horno en toda la
superficie de la placa y ahora llega lo más divertido que es hacer los pezones,
cogemos nuestra manga pastelera bien recta y apretamos hasta forma el pezón
dejamos de apretar y levantamos la manga para que se forme un pico. Así
sucesivamente por todos los huecos. Podemos dejar a los nanos que hagan estas
formas se divertirán y además es didáctico.
Ponemos los pezones al horno y lo
dejamos durante una hora y veinte minutos  o una hora y media, más los dejamos más se nos
secan, si nos gustan sequitos y duros más tiempo y si nos gustan con el
interior algo blandito, pues menos.
Transcurrido este tiempo, los
sacamos los dejamos enfriar y a disfrutar. Con el café están de vicio y a
cualquier hora también. “son una perdición”.
Si  queremos darle otra vuelta a la receta,
podemos fundir chocolate y  cogiendo el
merenguito por la punta sumergir la base en el chocolate caliente, dejar
enfriar y eso ya es el sumun de las delicias.

Que os aproveche amigos.

3 thoughts on “Pezones de monja

  • 13 febrero, 2014 en 10:01
    Permalink

    Merci Toni, bien compris, je vais essayer, en effet il y a des choses que je ne faisais comme commencer à les battre au bain marie!!Et je vais aussi m'acheter un thermométre !!Bravo pour tes réalisations!!!bye!!

    Responder
  • 13 febrero, 2014 en 18:01
    Permalink

    Quelle belle idee pour ne pas gaspiller les blancs d'oeufs.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *