Milhojas de crema pastelera

Milhojas de crema pastelera

Hoy toca receta de pastelería, y
una de mis favoritas, el milhojas de crema pastelera, parte de esta receta la
he sacado de un reputado pastelero francés; sobre todo la manera de elaborar la
crema pastelera ya que es sublime en gusto y facilísima de hacer. En si esta “tarta”
es de elaboración fácil y resultado diez.
Realizaremos esta receta en tres
pasos, un primer paso que será la realización de la crema pastelera para que
esta se enfríe, un segundo paso la realización de los rectángulos de hojaldre y
un tercero el montaje del milhojas.
Ahhhh hay un cuarto paso que es
aprovechar todas las claras que nos han sobrado para hacer “pezones de monja”,
pero eso será otra receta, estar atentos.
Ingredientes

Para la crema pastelera extra.
“os recomiendo que guardéis la receta de esta crema pastelera porque es la
mejor que he probado nunca”

500 ml de leche entera (siempre
entera, se necesita ese aporte de grasa que tiene la leche entera).
1 vaina de vainilla, si encontráis
la bourbon no  os lo penséis dos veces ya
que es la mejor del mundo; se elabora en la isla de la reunión y el gusto a
vainilla se multiplica por dos; si no la encontráis, pues no pasa nada saldrá rico
también.
120 gr de yema de huevo (unos 7
huevos más o menos) que sean de calidad y a ser posibles de gallinas criadas y
alimentadas de manera bio/eco. (OJO no tiramos las claras, se guardan…. Ya os
diré para que más adelante).
120 gr de azúcar.
50 gr de maïzena.
50 gr de mantequilla.
Para las capas de hojaldre.

Un rollo de hojaldre (no aparece en la foto, el que se
encuentra en la sección de refrigerados vale perfectamente), coger el
rectangular para que salgan 3 rectángulos perfectos, si solo encontráis
redondas comprar dos masas para poder sacar de ellas 3 rectángulos iguales, (el
resto del hojaldre guardarlo para realizar otras preparaciones; ya iré dando ideas). 
30 gr de azúcar
Para la terminación con
glaseado y chocolate

20 gr de azúcar glasé. (en
polvo).
1 clara de huevos.
Unas gotas de zumo de limón.
50 gr de chocolate negro.
Utensilios

1 cazo para realizar la  crema pastelera.
1 bol grande para transferir la
crema pastelera una vez esté finalizada y deba enfriarse.
1 colador.
1 manga pastelera
1 regla
1 cortador de pizzas
Papel para horno
1 Varillas para batir.
Al ataque

Crema pastelera extra buena.

En un cazo, que debe de ser  ancho y un poco alto ya que después tendremos
que batir y trabajar sobre él, ponemos la leche, abrimos la vaina de vainilla
por la mitad y rascamos los granos que los pondremos en el cazo con la leche, así
como la vaina de vainilla. Llevaremos a ebullición la leche con la vainilla y
cuando empiece a hervir lo sacamos del fuego y lo dejamos todo infusionar 10
minutos.
Mientras pasan estos 10 minutos
pondremos en un bol grande la yema de los huevos, el azúcar y la maïzena,
mezclamos todos los ingredientes hasta que estén bien incorporados; es
importante no blanquear la preparación 
batir para mezclar pero no excesivamente una vez que los tres
ingredientes estén  incorporados cesamos
de batir.

Ponemos el cazo de la leche y la
vainilla otra vez al fuego y volvemos a llevarlo a ebullición; quitamos la
vaina en este proceso para que no nos moleste en el siguiente paso, cuando
empiece a hervir, paramos el fuego y 1/3 de la leche y la vainilla lo
incorporamos sin dejar de  mover a la
preparación de huevos, azúcar y maïzena, movemos hasta incorporarlo bien y
añadimos el resto de la leche a nuestro bol mezclándolo todo bien. Una vez todo
bien incorporado se vuelve a  transferir
todo al cazo haciendo pasar la preparación por un colador, así eliminamos los
trozos gordos de vainilla, la nata y otras impurezas. Ponemos el cazo al fuego
otra vez y a fuego vivo no dejamos de remover hasta que la preparación espese,
importante no dejar de mover, sino se quemará rápidamente, espesa enseguida. Una
vez espese lo quitamos del fuego y añadimos la mantequilla, la incorporamos
bien y transferimos todo a un bol grande para parar la cocción y que empiece a
enfriar la crema. Cubrimos esta con un film para que no se seque (film pegado a
la crema), la reservamos y la dejamos enfriar.






Capas de hojaldre

Pre-calentamos el horno a 180
grados.
Medimos y cortamos en tres parte
iguales nuestros rectángulos de hojaldre, lo ponemos delicadamente en una
bandeja de horno un poco separados los unos de los otros, lo picamos bien con
un tenedor y le espolvoreamos el azúcar por encima.
Ponemos otro papel de horno por
encima de estos y sobre ellos la rejilla del horno para evitar que suban  sin control (cuanto más bajita sea la placa
más finos nos saldrán, a mí no me importa que salgan con alguna burbuja, aunque
queda más elegante que estén finos y uniformes).
Los ponemos al horno entre 20 y
25 minutos, hasta que se doren. Los reservamos y los dejamos enfriar.



Montaje del milhojas

Primero que nada realizamos el
glaseado (este es un glaseado básico, se obtienen mejores resultados con
fondant blanco pastelería y agua para diluirlo un poco), a mí me gusta una capa
muy fina para evitar que endulce demasiado; para el glaseado ponemos la clara
de huevo en un bol y la mezclamos con el azúcar glasé hasta que esté bien
incorporado, luego añadimos unas gotas de limón, lo mezclamos y lo reservamos.
Introducimos la crema pastelera
en una manga pastelera (hoy podemos encontrar de usar y tirar que son muy
prácticas y baratas).
Empezamos el montaje del milhojas
en una superficie ancha que se pueda limpiar bien posteriormente, ponemos un rectángulo
del hojaldre con la parte plana  hacia
abajo, ponemos unas tiras de crema pastelera, utilizaremos la mitad de la crema.
Ponemos encima de de las tiras de
crema pastelera otro rectángulo de hojaldre, esta vez la capa plana hacia arriba
(siempre tendremos una capa con más burbujas y otra más plana que es la que se
queda en contacto con la placa en la cocción). Seguidamente procedemos a
realizar la misma operación, ponemos por encima tiras de crema pastelera para
finalizar con la última capa de hojaldre( con la parte más plana hacia arriba),
presionaremos todo con cuidado que no se nos rompa y atacamos al  remate final.
Echamos cuidadosamente el
glaseado  por encima del milhojas y lo extendemos
con una espátula hasta formar una fina capa, dejamos en la nevera unos 20
minutos hasta que endurezca un poco.
Transcurrido los 20 minutos
sacamos la preparación del frigorífico.
Fundimos al baño  maría o bien al microondas poco a poco sin
que se nos queme los 50 gr de chocolate negro y lo ponemos bien en un cono
realizado con papel de horno o bien con una manga pastelera con boquilla muy pequeña.
(yo utilizo una de silicona muy práctico).
Realizamos líneas rectas pasando
la manga con el chocolate por encima del milhojas, de parte a parte e
inmediatamente antes de que se enfríe con un cuchillo o palillo realizamos unas
líneas de parte a parte para dar el efecto ola  
y quede más bonito.
Con una cuchara  arreglamos los laterales por si algo de crema
pastelera se nos ha salido de la preparación y listo.
Ya tenemos nuestro milhojas
terminado.
Lo transferimos
cuidadosamente  al plato de servido y lo
dejamos en el frigorífico hasta que le inquemos el diente.
El resultado es espectacular de
bonito  que queda y de sabroso.
Y es muy fácil.
Espera , espera…… que hacemos con
las claras que nos sobran?, pues la respuesta es ……“PEZONES DE MONJA”.
Riquísimos y fáciles de hacer también. En breve cuelgo la receta.

A cocinar que es fácil y divertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *