Lasaña Boloñesa

Lasaña Boloñesa, es un plato indispensable, es económico, fácil  y muy práctico cuando tienes gente en casa, ya que incluso preparado con horas de antelación  está riquísimo.
Esta receta es para unas 9 personas (aquí sí dependemos del apetito de cada uno; si es plato único con una ensalada al centro sería para 6 personas).

 

Ingredientes que utilizaremos.
 
400 gr de pasta para lasaña (yo utilizo la que no hace falta cocerla con anterioridad) que sea de buena calidad esto sí es importante.
300 gr de carne picada de cerdo (la parte magra es muy buena, comprarla en la carnicería y que os la piquen el mismo día que hacéis la lasaña) así veis el trozo de donde os lo van a picar ; la que está pre-envasada podría valer, pero existe una grandísima diferencia de sabor entre la recién picada y la que envasan y añaden productos protectores, colorantes etc… para que se mantenga vistosa.
300 gr de carne de ternera, picada en el mismo momento delante de vosotros.
4 chalotas
2 cebollas  tiernas
4 dientes de ajo
2 hojas de laurel
Una pizca de nuez moscada
½ kilo de tomate de bote
triturado de calidad.
½ kilo de tomate frito tipo “hida” o similar de calidad. (Si tenemos tomate frito casero sería lo mejor; de esta manera se gana tiempo y no perdemos “casi” calidad).
1 trozo grande de mantequilla , como 100 gr.
4 o 5 cucharadas de harina.
750 ml de leche entera
100 gr de queso recién rallado
(yo mezclo 50% emmental y 50% manchego suave)
Pimienta recién molida
Aceite de oliva
Facultativo “pimentón de la vera “ media cucharadita y orégano.
Utensilios
 
1 cacerola  grande para la boloñesa, mejor que alta para favorecer la evaporación del agua del tomate y que no quede muy acuosa la preparación.
1 cacerola alta para la bechamel, mejor alta porque si necesitas añadir más leche  sabes que no se desbordará.
1 fuente de horno grande .
Al ataque
 
Cortamos finamente las chalota, la cebolla y los ajos (si no queremos cortar los ajos los prensamos con un prensador de ajos) .
Ponemos un buen chorro de aceite en la sartén y sofreímos lentamente la chalota, la cebolla, el ajo y el laurel.
Tenemos que evitar que se queme, se tiene que volver transparente  para que se funda en la boca). Ojo con el ajo poner toda la preparación con el aceite no muy caliente para que poco a poco observemos la cocción; si está muy caliente se nos quemará nada más echarlo y habrá que empezar de nuevo porque amargará.
Mientras va sofriéndose  lo anterior, nos ponemos con la bechamel ponemos la cacerola alta al fuego y le añadimos la mantequilla (se puede añadir un chorrito más de aceite de oliva si vemos que le hace falta ,yo en esta ocasión le agregué dos cucharadas de aceite de oliva además de la mantequilla aunque no aparezca en la foto). Mientras que la mantequilla se derrite ponemos nuestra leche en una jarra apta para el microondas o en un cazo y la calentamos, que no llegue a hervir pero que esté bien caliente.
Mientras realizamos  este proceso incorporamos la carne al sofrito anterior para ir avanzando en  la receta.
Añadimos a la mantequilla las 4 cucharadas de harina y sin dejar de mover (fuego medio bajo) que se tueste la preparación pero sin que coja color, es ahora cuando incorporamos poco a poco la leche para no hacer grumos, primero un buen chorrito (siempre caliente la leche) luego  otro y así progresivamente hasta conseguir la textura deseada, a mí me gusta para la lasaña un poco espesa para que esta quede más firme (esto es al gusto), una vez ligada añadimos la sal, pimienta recién molida y la nuez moscada, todo al gusto. La sacamos del fuego y la reservamos.
Incorporamos el tomate a nuestra preparación y dejamos sofreír lentamente, aquí podemos añadir un poquito de pimentón si os gusta, la preparación debe evaporar el exceso de agua que aporta el tomate para que esta quede jugosa y lo más espesa posible, yo le suelo añadir un poco de orégano en este momento, si es necesario añadiremos dos cucharaditas de azúcar para controlar la acidez del tomate. Una vez reducido lo probaremos de sal , pimienta y lo dejamos ya sazonado al gusto y lo reservamos.
 Comenzamos ahora el montaje de las capas en la fuente del horno, empezando por una capa ligera de bechamel,  seguida de una capa de pasta de lasaña, seguida de una capa de la boloñesa para terminar con otra de bechamel por encima de la boloñesa; y recomenzamos la operación con una capa de pasta encima de la última de bechamel que hemos echado y así sucesivamente; dependiendo del plato tendremos más o menos capas, en mi caso hay tres capas de preparación.

 Terminaremos con la preparación boloñesa bechamel nunca con una capa de pasta por encima, seguidamente le añadiremos el queso rallado por encima y lo meteremos al horno por lo menos 25 o 30 minutos a 180 grados, si es necesarios dejarlo  unos  minutos más hasta que la capa superior quede bien gratinada (yo no utilizo en este caso el grill, el mismo calor tuesta el queso y la bechamel).
Sacamos del horno la lasaña y la dejamos por lo menos una hora (si es posible sino atacamos directamente, pero  seguramente se quedará  un poco líquida y podemos tener el riesgo que se nos desmonte alguna capa) es mejor recalentarla un poco y que repose el mayor tiempo posible  que querer
comérsela recién sacada del horno.
Cortar, calentar si es necesario (incluso en el microondas queda perfecta) y servir bien caliente.
Es un plato delicioso y que gusta a todo el mundo.

 

Que aproveche!!! Amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *