Queso de cabra hecho en Casa!!

Queso de cabra hecho en Casa!!

Todo un lujo y muy divertido.
En esta ocasión dejo una receta
para realizar queso de cabra casero; de cabra, oveja o vaca, no importa; está
claro que para esta receta y para facilitar el trabajo hace falta una
Fromagiere o un aparato para realizar este tipo de recetas. Es como una
yogurtera pero para realizar quesos, la diferencia está en al temperatura a la
que mantiene la leche con las bacterias, de hecho hay aparatos que te permiten
seleccionar que tipo de receta quieres hacer, si queso o yogur.
Es un proceso largo pero que solo
requiere de poca atención y sobre todo el resultado merece la pena, es curioso
ver como se cuaja la leche, como se separa del suero y que poco a poco se va
formando un queso más “seco”, el resultado es toda una satisfacción.
Merece la pena probar, eso sí
para simplificar el trabajo hace falta una fromagiere (aparato para realizar
quesos) hay otras recetas para realizarlos sin fromagiere pero requiere de
estameñas para colar el suero etc etc… 
al final sale más barato adquirir el aparato para realizar los quesos.
Importante que todo esté muy
limpio.
El primer paso consiste en elaborar
el queso fresco, el segundo paso  consistirá en dejarlo
escurrir bien para deshacernos del máximo suero posible y así empezar el
proceso de salado y “secado” del queso. Pongo entrecomillado “secado” porque en
nuestras neveras y con nuestros medios hasta ahí podremos llegar, a un “secado”
ligero un queso semi-seco pero aún tierno; el que tenga la suerte de contar con
cavas para afinar el queso y darle ese carácter marcado por el secado y el
afinado del mismo, puede hacerlo.
PRIMER PASO

Ingredientes para 4 requesones
1 litro de leche de cabra,
preferiblemente ECO;  el tema de las
leches es muy delicado hoy en día la leche no es la que era antaño y más en las
ciudades, sí que encontramos leche de cabra e incluso de oveja, pero difícilmente
ECOLOGICA, así que si tenéis la suerte de encontrarla adelante, importante siempre
leche “ENTERA” porque contra más materia grasa 
contenga la leche que utilicemos más queso nos saldrá; por mi  experiencia lo mejor es utilizar 50% leche de
vaca ECO y 50% de leche de cabra ambas enteras.
5 gotas de cuajo ( en la foto
veréis un tubito que pone presure, eso es el cuajo yo lo compro en farmacias,
este es de Francia, aquí lo he conseguido pero encargándolo en la farmacia y
con otro formato).
100 gr de requesón fresco, lo más
fresco que se pueda si puede ser al corte mejor, nada de requesones bajos en
grasa, el auténtico de toda la vida. Yo como veréis en la foto he utilizado un tipo de queso fresco como el requesón que compré en Francia.
Utensilios

1 termómetro
1 Aparato para realizar quesos
Al ataque

Mezclamos el requesón con la
leche y la templamos a 30 grados (no más), a continuación le agregamos las 5
gotas de cuajo, le damos un vuelta con la cuchara (una sola y dejamos
inmediatamente de mover).
Vertemos el contenido en los
recipientes  hasta la marca que nos
indica el máximo de lenado de la fromagiere que van provistos de estameña para
el posterior colado del suero.
Los metemos en la fromagiere , y
la enchufamos durante 15 horas en un sitio donde no tengamos que moverla (no
moverla durante ese periodo). Parecen muchas horas pero haciendo cálculos se
pueden prever y colocarla por la tarde para el día siguiente al levantarnos ya
esté realizado este primer proceso.
Durante el proceso veremos como
la leche se cuaja y se separa el suero.
Una vez finalizado el proceso de
cuajo en la fromagiere sacamos los botes del aparato y vaciamos el suero en un
recipiente (no lo tiramos porque nos sirve para futuros quesos sustituyendo al
requesón). Una de las ventajas es que los botes que utilizamos están formados
por dos parte una externa, un vaso con forma de ondas y un parte interior otro
vaso con agujeros para que se pueda escurrir bien el suero, así que con
cuidado  sujetamos el vaso interior y el
exterior, que es el que recoge el suero, se vacía delicadamente y se vuelve a
colocar junto con el que lleva los agujeros para que siga escurriendo; esta vez
las ondas que lleva el vaso exterior sirven para que con un giro del vaso
interior este se sobre-eleve   y permita
el escurrido.
Las dejamos 30 minutos al aire
libre y luego les ponemos la tapa y lo metemos al frigorífico.
PASO UNO REALIZADO, PARECE LARGO
PERO ES MAS LA ESPERA QUE EL PROCESO QUE HAY QUE HACER.
Antes de iniciar el paso dos
comentaros que  hacemos con ese suero que
hemos guardado y que he dicho que se utilizaría para siguientes realizaciones;
yo lo meto en bolsitas de congelación de 120 ml y las congelo, luego cuando
decidamos a realizar más queso deberemos realizar el mismo proceso pero con
estos ingredientes.
1 litro de leche
5 gotas de cuajo.
120 ml de suero guardado de
anteriores realizaciones.
PASO DOS, REALIZAR EL QUESO SEMI “SECO”.

Dejaremos los botes anteriores
con el queso fresco que hemos realizado escurriendo en su bote y lo iremos
vaciando de manera regular durante 5 días; parece muy trabajoso, pero para nada
lo es ya que cuando llegas del trabajo o cuando nos acordemos al abrir el frigorífico
solo tenemos que ir vaciando el suero de los botes y volver a dejarlos en el frigorífico
, en dos minutos hecho.
A los 5 días ya cogemos el bote
del queso fresco y lo volteamos delicadamente sobre una superficie con agujeros
(incluso puede ser una gasa) yo utilizo unas de plástico con agujeros que
compré en una supermercado (no eran para hacer queso pero me sirve), ahí ya
veremos el queso con su forma, procedemos a salar la parte de arriba, a las 3 o
4 horas si hemos utilizados gasas y están mojadas cambiarlas por secas (por eso
es mejor utilizar superficies con agujeros y así obviar este proceso. Pondremos
 debajo de esta superficie agujereada un
plato porque el queso irá  escurriendo
algo de suero.
A las 24 horas girar
delicadamente el queso (con mucho cuidado porque puede estar aún muy blando) y
salar el otro lado. (no hace falta grandes cantidades de sal).
A las 24 horas volver a girarlo y
volver a salarlo por arriba.
A las 24 horas volver a girarlo y
volver a salarlo.
A las 24 horas de este último
salado ya puede ser degustado.

Para degustarlo ponerle pimienta o pimentón o hiervas provenzales o lo que más os guste,un chorrito de aceite de oliva y un pan.
Degustamos uno o dos y los otros
nos aguantan bien incluso unos días más, si es que podéis resistiros!!!.
Como he dicho el proceso es largo
en tiempo, pero no en dedicación.
Están deliciosos y lo mejor de
todo es que los has hecho TU MISMO!!!.

Un placer!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *