Fideos Udón con ternera, ajo tierno y miso

Pongo esta receta en medio
de las navidades, no por ser típica de esta fechas, obviamente, sino porque
calienta el cuerpo y lo llena de 
energía; cuando uno está con frío o constipado esta receta le vendrá muy
bien, además de ser rápida y sencilla.
Receta para dos personas, plato
único.
Ingredientes
2 paquetes de fideos Udón chinos,
los hay secos o como los que os pongo en la foto que son ya cocidos (yo los
prefiero por su rapidez) se compran en establecimientos asiáticos y en este
caso en el paquete que veis, hay  4
sobres individuales dentro, en esta receta gastaremos dos de esos sobres
individuales.
1 una cucharada sopera colmada de
miso rojo (en establecimientos asiáticos también).
1 cucharada de salsa de ostras.
Salsa de soja (yo gasto la de “baja
en sal”)
Jerez o un vino blanco seco
Aceite, a mí me gusta utilizar
siempre de oliva
2 cortadas de ternera.
1 ramillete de ajos tiernos
1 ajo
1 cm de jengibre rallado.
1 poco de chile  rojo (para añadir picante al gusto, en mi
caso en este momento no tenía fresco que es mucho mejor) le puse uno que viene
picado y preparado ya.
500 ml agua caliente aproximadamente
Utensilios
1 sartén un poco alta o un wok.
Al ataque

Preparamos todos nuestros
ingredientes ya cortados, la ternera en tiritas, el ajo tierno troceado (no muy
fino), ajo picado fino, jengibre picado fino.
Calentamos bien la sartén o el
wok, bien caliente  con un chorrito  de aceite de oliva.

Salteamos la ternera y el ajo
tierno sin dejar de saltear y siempre bien caliente la sartén, una vez bien
doradito todo deglasamos con un chorrito de jerez y dejamos evaporar el
alcohol.

Seguidamente añadimos una
chucarada de salsa de ostras y un chorrito de soja “baja en sal” y mezclamos
hasta que las salsas se espesen y se impregne bien la carne y los ajos tiernos,
en este momento añadimos los fideos udón y mezclamos todo bien para que se
empape todo de salsa.
Añadimos agua
caliente sin llegar a cubrir los fideos y una cucharada colmada de miso rojo,
chile al gusto y dejamos reducir 
hasta  conseguir un caldo-salsa
espesa que en función de si lo queremos más caldoso dejaremos más rato reducir
o menos lo sacamos antes.
El resultado es un plato completo,
rápido, jugosísimo y excelente para estos días de frio ya que calienta todo el
cuerpo. Es como una medicina.
Importante, no salar nada ya que
todas las salsas que hemos echado llevan sal y con la reducción puede quedar un
caldo bastante fuerte de sabor, el secreto es dosificar al gusto de cada uno la
potencia del plato añadiendo más o menos salsa, yo recomiendo ser comedido con
las mismas e ir probando.

Os aseguro que mejor que una
aspirina  y además está riquísimo!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *