Coulant de chocolate

La receta de hoy también es dulce
y de chocolate; es uno de mis postres favoritos y al contrario de lo que pueda
parecer, si se siguen unas pautas precisas sale perfecto y riquísimo.

Se le llama de diferentes
maneras, coulant, fondant incluso vulcanito.
Antes de nada comentar que hay
muchísimas recetas del coulant de chocolate y muchas de ellas terminan
introduciendo en la masa un núcleo duro para que posteriormente se funda, bien
sea chocolate duro o esferas de chocolate u otro ingrediente (por ejemplo crema
de mango o de otro sabor) previamente congelado; en esta ocasión la receta no
requiere nada de eso, el truco está en la cocción, en su justa medida, lo cual
nos ahorra tiempo y el sabor queda mucho más integrado en el conjunto del
postre.
A éste postre le va muy bien de
acompañamiento una bola de un buen helado de vainilla con unos frutos rojos.
Receta para 6 personas


Ingredientes que utilizaremos.


150 gr de chocolate puro de buena
calidad (podemos poner 100 del puro y 50 de leche; no más cantidad del de leche
porque quedaría muy dulce)
150 gr de mantequilla.
3 yemas de huevo.
1 huevo y medio (parece raro pero
vale la pena poner ese medio y no uno entero, por lo menos así me lo ha dicho
la experiencia; una manera fácil de poner medio huevo , es separar la clara y
la yema y poner mitad y mitad) La próxima vez que lo hago pesaré los huevos y
tendremos una receta más exacta, aunque yo siempre lo he hecho así.
90 gr de azúcar.
45  gr de harina.



Utensilios

1 molde de silicona para elaborar
para 6 muffins o magdalenas grandes.
1 cazo para poner el chocolate al
baño maría .
1 tamizador de harinas.
1 peso
1 lengua pastelera
1 barillas de batir para mezclar
la preparación
1 recipiente para volcar
fácilmente en los moldes la preparación.
Al ataque

Precalentamos el horno a 255 º
Preparamos nuestro molde
untándolo con una finísima capa , casi inexistente de mantequilla engrasándolo y
le ponemos harina eliminando el exceso para que no se nos peguen los coulant,
de esta manera los desmoldaremos sin problemas; este paso para mi es esencial
ya que es una preparación muy delicada y puede rompérsenos en el desmoldado.
Tamizamos la harina y la
reservamos.

Ponemos nuestro chocolate al baño
maría con la mantequilla para que se funda poco a poco; a fuego lento ; como en
la receta anterior; yo utilizo una cacerola de semi-esfera que se coloca encima
de un cazo con agua y en la inducción lo pongo al 3 y luego lo bajo al 1 y
medio o dos removiéndolo todo bien para que se funda y se incorpore
uniformemente todo.

Mezclamos azúcar, huevos y las
yemas batiéndolas bien en un bol hasta blanquear la preparación.
Vertemos sobre la preparación del
azúcar y huevos  el chocolate que ha
fundido con la mantequilla y lo mezclamos todo bien .

A continuación y por último
añadimos poco a poco la harina hasta que esté toda incorporada y batimos a mano
con las barillas toda la preparación, no hace falta un batido excesivo, una vez
incorporada la harina cesamos de batir.

Repartimos la preparación en los
moldes siempre dejando un centímetro más o menos sin llenar  por si crece en la cocción.
Ahora viene el momento delicado,
cada horno es un mundo , yo lo dejo exactamente 7 minutos a fuego fuerte  255 º y los saco sin dejar pasar ni un minuto
más; de todas formas verificar visualmente y al tacto por si está muy poco
hecho y requiere de unos segundos más. Pero Ojo es muy delicado unos segundos de
más y el interior se cocerá y no se derramará. Como digo cada horno es un
mundo.
Sacamos el molde del horno,
esperamos un minuto y poniendo una bandeja sobre el molde, lo volteamos, al
estar nuestro molde preparado con la mantequilla y la harina caerán sin
necesidad de pegar ningún golpe.
Delicadamente se pasan los
coulant al plato de servicio, se acompañan con lo que deseemos y se sirven lo
antes posible para que estén calientes.
Están
riquísimos, buen provecho amigos.
Espero que os
guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *