Brioche irresistible!

Después de muchos intentos por encontrar la receta ideal de una buena brioche, aquí os dejo el post de la que considero la Brioche ideal, la base de la receta me la dieron en Francia, pero no acababa de convencerme el resultado, así que fui modificando pequeñas cantidades hasta dar con la que a mi parecer es la receta definitiva.
Ya no solo la receta, sino los productos, la harina, la mantequilla y la levadura, todo juega un papel importante en esta receta.
Receta fácil con un resultado sorprendente y difícil que salga mal si se siguen los pasos.
Apuntando que esta hay que hacerla, seguro.
Antes de empezar es muy importante que todos lo ingredientes, e incluso el bol de la amasadora estén extraordinariamente frío, así que no dudéis a en poner todo con antelación al frigorífico;  y todo es todo, la harina, los huevos, mantequilla el gancho el bol y el azúcar.
Lo problemático de esta receta es  que al llevar tanta mantequilla y esta se reblandece a temperatura ambiente, todo tiene que estar muy frio para que no se nos quede una pasta.
Muy aconsejable, casi imprescindible la amasadora eléctrica para que el resultado sea de Top.
Ingredientes
 
220 gr. De mantequilla, la mejor que encontréis ya que es la base. Para esta receta yo utilizo una Irlandesa.
45 gr. De azúcar.
375 gr de harina de fuerza bio.
7 gr de sal pellizco de sal.
22 gr de levadura de panadería “fresca”.
4 huevos + 1 yema de huevo adicional.
1 huevo para pintar la brioche al final y que salga doradita.
RECORDAR: Todo en la nevera con mucha antelación y muy muy frío .
Utensilios
 
1 robot amasador, no importa tipo ni marca.
Al ataque
Cortamos la mantequilla en cubos y la volvemos a dejar en la nevera en la parte más fría si se ha reblandecido mucho , la metemos en el congelador hasta que la vayamos a utilizar, todo frio muy frío.
Sacamos nuestro bol de la nevera,  y le agregamos la harina, hacemos un hueco en el centro y le añadimos los 4  huevos con la yema adicional, seguidamente y sin que se toquen ponemos de un lado la sal, el azúcar y la levadura. Empezamos con el gancho a amasar, ojo con la velocidad, lenta porque sino calentamos la preparación y esta debe de estar siempre fría, así que velocidad mínima durante 10 minutos.
Pasados estos 10 minutos, sacamos nuestra mantequilla muy fría y la echamos a la preparación en dos pasos y dejamos amasar unos 6 o 7 minutos más, lo ideal es que esta preparación  una vez todo mezclado empiece a despegarse del bol formando una bola, pero no os preocupéis si esto no pasa, es por la temperatura ambiente que hace que la mantequilla al reblandecerse la masa quede menos compacta, reservamos nuestra bola de pasta con  un trapito por encima en la nevera para que no se seque.

 

 

Primer tiempo de  reposo y fermentación , lo ideal es hacerla el día de antes y dejarla toda la noche, así los aromas son más intenso y conseguimos una brioche más duradera y aireada. Si no disponemos de tanto tiempo, lo mínimo son unas 3 horas, en mi caso lo deje 4 horas y media, no os preocupéis si no dobla su volumen.
Momento clave, darle forma, preparar primero el banco de trabajo con un poco de harina, en esta ocasión
hice dos trenzas (que por cierto no fueron muy vistosas , aunque luego el resultado quedo estupendo a mi parecer,  podemos hacer porciones individuales, en moldes, hay infinidad de maneras) el problema principal reside en la temperatura de la masa y su manipulación, debe de estar muy fría porque sino se nos pegará por todas partes, debemos trabajarla rápido y sin desesperarnos. Cortamos la mitad de la masa y reservamos el resto en la nevera, hacemos 3 bolas y de cada una formamos una tira, las unimos por un extremo y vamos trenzando como si tratase de una coleta, gesto que debe hacer rápido y encima del papel de horno para no tocar más la masa, repetimos con el resto de la masa y ya tenemos dos hermosas brioches trenzadas.

 

 

 

Tiempo de segunda fermentación, esta fermentación la este ha dejado fermentar la masa (ojo calorcito suave máximo 30 grados y luego horno apagado) la masa duplicaráharemos a temperatura ambiente, dependiendo de la temperatura de la cocina tardará más o menos, más o menos hora y media de segunda fermentación, mi truco es poner el horno al mínimo durante 5 minutos , abrir la puerta para quitar el exceso de calor, apagar el horno y en el calorcito que  su volumen.
A la hora y media más o menos  o una vez que doble su volumen, la sacamos de nuestro horno “apagado”  y ponemos este a 180 grados para que coja temperatura.
Batimos el huevo para dorar la brioche, bien batido y pasado por un colador para quitar las babas y pintamos delicadamente nuestra brioche, si se deshincha un poco no os alarméis, ya recuperará (eso suele ser exceso de fermentación); si queremos rizar el rizo podemos hacer doble dorado, una cuando hacemos las trenzas y otro en este momento, antes de ponerlo al horno.
Metemos nuestras brioches al horno que lo tendremos ya a  180 grados y sin quitarle mucho el ojo, dejamos cocer 12 o 15 minutos, estas que veis estuvieron 14 minutos, me gustan doraditas, pero sin pasarse.

 

Las sacamos y dejamos enfriar. El resto de la historia ya la conocéis o deberíais humm!!!.
La conservación , una vez fría, en papel de aluminio es como mejor he visto que se conservan, pero no durarán mucho porque están de vicio.
Pruébalas solas, con nocilla/nutela, con mermelada, con más mantequilla, con jamón, tostaditas, con fiambre. Están de muerte.
Un lujo.
Que aproveche.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *