Keftas de ternera y queso en caldo.

Unas Keftas (o albóndigas) fuera
de lo común, sabrosísimas y con un toque sorprendente, no hay quien se resista.
Receta para cuatro o seis
personas depende del apetito, aunque se puede hacer para 3 ó 4 personas y
congelar el resto, porque están igual de buenas.
Ingredientes

600 gr de carne de ternera picada
(si es posible se pierden 5 minutos en la carnicería y se pide al carnicero que
nos la pique)
200 gr de carne de cerdo picada
(siempre preferenciar carne recién picada).
1 y medio de  ajo (se puede utilizar ajo en polvo , se queda
menos fuerte ya que en esta receta al ajo no le damos ninguna pre-cocción, sino
lo picaremos muy muy fino).
5 lonchas de bacon, cortado fino
.
1 huevo.
100 gr de queso  rallado; en mi caso he utilizado 50 gr de
COMTE  y 50 gr de APPENZELLER (dos
trocitos que me quedaban por casa, pero podéis utilizar el quemas os guste,
Emmental, gruyere, manchego….. no importa siempre que sea de calidad).
1 rebanada de pan de molde y un
poco de leche para mojarla.
Unas hojas de albahaca fresca.
Unas ramitas de tomillo fresco.
Un buen puñado de perejil.
1´5 L de un buen caldo que
tengáis hecho, (en mi caso he utilizado un caldo que tenía congelado donde
pre-cocí unas costillas; para posteriormente hacer costillas bbq en las brasas;
al que le puse cebolla, zanahoria, apio, laurel, tomillo…. Etc.) Si queréis y
no tenéis tiempo o ganas podéis coger uno industrial ya preparado, pero que se de
calidad.
Sal y pimienta
Utensilios

Para hacer las albóndigas podéis
ayudaros de una cuchara de preparar helados, esto facilita el trabajo.
1 rallador fino  para el queso (si incorporará mejor a la
masa).
Al ataque

Cortamos el bacon bien fino.
Rallamos los quesos bien fino.
Picamos la albahaca, la mitad del
perejil  y cuidadosamente quitamos las
hojitas del tomillo de la rama, desechando esta.
Ponemos en un bol grande, la carne,
el huevo , el bacon, el queso, el pan de molde previamente empapado con leche y
el ajo.
Mezclamos todo con las manos bien
mezclado, añadimos sal y pimienta.
La mejor manera de que esté
perfectamente sazonado es poner la sartén donde vamos a dorar las albóndigas
bien caliente y poner una pequeña parte de la mezcla, probar e ir rectificando
de sal y pimienta al gusto. (En este paso si nos gusta podemos añadir alguna
especie, o gengibre rallado si queremos darle nuestro toque personal).
Una vez bien sazonado, vamos
formando bolas del mismo tamaño más o menos y las pasamos ligeramente por harina,
muy ligeramente, solo para que se queden mas tiernas por dentro y estén más
jugosas. Importante eliminar el exceso de harina en cada bolita.
Mientras que doramos las
albóndigas, ponemos a ebullición el caldo.
Una vez tengamos todas bien
doradas (ojo no se nos queden crudas por dentro) las reservamos.
Preparamos los platos hondos y
disponemos 4 keftas en cada plato y por encima de ellos tiramos el caldo bien
caliente y seguidamente le echamos por encima perejil picado y servimos todo
bien caliente.
La jugosidad de los Keftas  empapadas a su vez en un buen caldo hace que
este plato sea una delicia para el paladar. (en este caso como veis he
clarificado el caldo para que sea más apetecible y no parezca una sopa convencional;
de ahí que es mejor hacer vuestro caldo).
Simple, rápido y encima puedes
hacer más y congelar para hacer otro día de manera rápida; si has congelado a
la próxima vez las puedes calentar dentro de una salsa de tomate o poner las
bolitas encima de una espaguetis  con
bien de parmesano y alguna salsa de tu elección.
Hacedlas que os sorprenderán.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *