Magret de pato con kumquat, vainilla, avellana y guindilla

Receta nacida de la vieja combinación de magret de pato y naranja, en esta ocasión utilizamos Kumquats, por una razón muy sencilla, tengo el árbol de la terraza a tope y algo teníamos que hacer.

La opción de kumquat dista un poco de la naranja, está más potenciada la astringencia a causa del consuma du su piel, pero por otro lado le da un toque de acidez espectacular, ambos se pueden contrarrestar con un poco de azúcar, la vainilla le aporta ese toque de especia suave pero intenso; yo utilizo dos vainas y eso lo lleva a otra dimensión, aunque con una valdría; la avellana le aporta ese gusto tostado y crujiente, por último la guindilla fina como un “pelo” le da un toque picante sorprendente que mezclado con el magret hace que salten chispas.

Cuando unimos todo con el jugo de ternera como hilo conductor tenemos una mezcla untuosa, deliciosa y adictiva.

Es muy importante la cocción del magret, debemos empezar siempre por el lado de la piel a fuego medio-suave para evitar quemarla pero que empiece a tostar, es vital el enrejado que le hacemos con el cuchillo para que se tueste de forma uniforme y que vayamos quitando la grasa que suelta, solo al final lo doraremos rápidamente por todos los lados, pero no más de dos minutos y le meteremos al horno durante unos 5 minutos con horno bajo, unos 170º o 175º, así sale perfectamente cocinado.

Disfrutar de la receta y si tenéis alguna duda, ya sabéis, escribirme.

Ahhh no olvidéis suscribiros al canal de You Tube, es importante y motivador, ayuda a ver que estáis ahí.

Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *