Corral de la Moreria, chef David García, que delicadeza y calidad!! Espectáculo de sabor, música y baile, noche inolvidable.

Lo vivido aquella noche sobrepasó todas las expectativas, si bien es cierto que ya sabíamos que era uno de los tablaos flamencos con más tradición y solera, y que allí se cantaba y bailaba flamenco de calidad, lo que no sabíamos; aunque sí  intuíamos; es que la experiencia gastronómica que íbamos a vivir nos iba a dejar con la boca abierta…

Para empezar el tamaño del restaurante gastronómico es fuera de lo común, solo 4 mesas de dos comensales cada una, exclusividad para 8 personas y como banda sonara de fondo el taconeo flamenco sin llegar a molestar, te transportas al mundo del flamenco desde que pones un pie dentro, la atención es exquisita y muy personalizada, da gusto y eso hay que valorarlo.

Elegimos el menú corto porque llevábamos un día cargado de comidas por la capital y no teníamos especialmente hambre (volveremos a por el menú largo en breve), el menú ofrecido nos dejó con la boca abierta, es de una mano y una delicadeza inusual, sabores justos, cantidades justas,  elaborado pensando hasta en el más mínimo detalle, es un descubrimiento a cada cucharada, cuando  buscas un toque de ácido, ahí está!, cuando  te esperas un toque crujiente, lo encuentras, cuando ves el plato y buscas sabor profundo e intenso, lo encuentras!!.

No conocía la cocina de David García, pero he de decir que me he vuelto seguidor de sus pasos y en casa ya nos sirve en inspiración para algunos platos.

Para que veáis de lo que hablo, las fotos hablan por si solas.

Entrante de percebes asados con jugo de col morada, patata limón  y alcachofas, delicatessen total, empezaba bien la noche.

 

 

 

Seguimos con unos tallarines con caldo de chipirones, (perdón por la foto, es de muy baja calidad, )

 

 

Merluza con encurtidos y salsa de anguila ahumada, perfecta cocción, piel crujiente, una salsa de anguila ahumada que lleva al plato a otra dimensión y unos encurtidos que refrescan el paladar, veis de lo que hablo!!, el plato habla por si solo.

 

 

 

 

Pan relleno de morcilla con cebolla confitada y caldo de alubias de guernika, sabor potente pero bien equilibrado, perfecto para la transición al plato de carne.

 

Y como plato de carne el pichón reposado en su jugo y tartare de tomate confitado, pufff sin palabras, la cocción del pichón no podía ser mejor, sabor puro.

 

Finiquitamos la cena con un souffle de manzana y pequeños bocados para acompañar el  café.

 

 

Y como en el corral de la morería no solo se come de estrella michelín, con la mesa del restaurante gastronómico y previo pago del espectáculo, tienes el privilegio de tener una mesa justo al lado del tablao, taca, taca, taca….. y a disfrutar de una gran noche flamenca, la cual se pasa con la atención permanente  del maître de sala que nos atendió en la restaurante gastronómico, que más se puede pedir.

El precio actual del menú y la calidad que ofrece este es insuperable, aprovechad porque pinta que será muy demandado el rinconcito especial del Corral de la Morería.

 

  

 

Como guinda sobre el pastel conocimos al artista gastronómico de la noche y a su equipo, Brutal David García, Corazón Vasco, en la capital y en lugar que se respira flamenco por cada rincón, Que más podemos pedir. Pues eso…. conocer las cocinas y sus protagonistas.

Noche de charla gastronómica con un grande, volveremos si hay sitio!!!.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *